Biblioteca del Real Observatorio de la Armada

El Real Instituto Observatorio de la Armada  se encuentra en la localidad de San Fernando, en Cádiz.  Este centro alberga una gran biblioteca que ha sido aumentando sus fondos desde que se creó, en 1753 el  Real Observatorio de Cádiz, siendo importante en el desarrollo científico de la España del siglo XVIII.

  ROABiblioteca

Durante el siglo XIX se produjo un continuo incremento de los fondos bibliográficos del Observatorio, motivado esencialmente por tres causas: la recogida de obras de otros centros de la Armada, el encargo de libros al extranjero y el intercambio de publicaciones con otras instituciones. A partir de 1856, la creación de un Curso de Estudios Superiores con sede en el Observatorio, hizo que aumentara aún más el número de volúmenes  que contiene, que son en el año 2015  de casi 30.000 volúmenes. Además de esto,  tiene una colección de publicaciones periódicas que se ha ido formando a lo largo de los 250 años de funcionamiento del Observatorio.

   ROABiblioteca3

  ROABiblioteca1

   ROABiblioteca4

    ROABiblioteca2

Su fondo bibliográfico se puede dividir en 3 categorías:

El Fondo Bibliográfico Moderno, en proceso de automatización con el Sistema Integrado de Gestión de Bibliotecas ABSYS (Versión 5.1.5), está al servicio del personal científico y técnico del Observatorio, además de contribuir directamente a las tareas docentes de la Escuela de Estudios Superiores.

El Fondo Bibliográfico Antiguo está compuesto por 1.287 obras publicadas en los siglos XV, XVI, XVII y XVIII, todas ellas de un interés muy especial para los historiadores de la ciencia. Existe un catálogo  por orden alfabético de autores y obras anónimas.

La Colección de Cartografía, compuesta principalmente por cartografía náutica de las costas españolas publicada en los siglos XVIII y XIX, está formada por más de 3.500 mapas, cartas y planos. Existe  también un catálogo de esto.

Los libros más antiguos de su Biblioteca son  los incunables (siglo XV) y los postincunables (libros impresos entre 1501 y 1550).  De las treinta y dos obras que reúnen esta característica, hay veintiséis libros relacionados con la astronomía, la astrología y las matemáticas. El resto es bastante variado: náutica, geografía, historia natural, historia y biografías.

ROABiblioteca16

La astronomía antigua y medieval está representada por ediciones latinas de las obras de Ptolomeo, Albumasar, Alchabitius o Alfonso X el Sabio. Aquí se puede encontrar libros como:

ALBUMASAR
“Introductorium in astronomiam Albumasaris Abalachi octo continens libros partiales”
Albumasar fue un matemático, astrónomo y astrólogo persa, además de ser de los primeros filósofos islámicos. Sus obras fueron traducidas al latín en el siglo XII y, debido a su amplia circulación en forma de manuscrito, tuvieron una gran influencia sobre los eruditos occidentales.
Este libro contiene una teoría astrológica sobre la naturaleza de la influencia de la luna en las mareas y fue la obra clave sobre el tema durante la Edad Media.
ROABiblioteca14
ZACUT, ABRAHAM
“Almanach perpetuus exactissime nuper emendatum omnium celi motuum cum additionibus in eo factis tenens complementum / Abraham Zacut “; [corregido por Alfonso de Córdoba] .
[Venetiis] : [P. Liechtenstein], [1502]
a, 1 – D, 10 h. : il. ; 4º (21 cm)

Abraham Zacut (Salamanca, ca. 1450 – Damasco, ca. 1515) enseñó matemáticas y astrología en Salamanca bajo la protección del obispo Gonzalo de Vivero. Después, bajo el mecenazgo de Juan de Zúñiga y Pimentel, compuso en Cáceres una obra de astrología médica titulada Tratado de las influencias del cielo . En 1492, tras ser decretada la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos, tuvo que refugiarse en Portugal. Durante su estancia en el país vecino, donde obtuvo el favor del rey Juan II y colaboró con navegantes como Vasco de Gama, se publicó la primera edición del Almanach perpetuum (Leiria, 1496). No obstante, como consecuencia de las persecuciones contra los judíos iniciadas por Manuel I, se vería obligado a abandonar la Península Ibérica a fines de 1496, con destino a Túnez, Turquía y Siria, donde murió hacia 1515.

El Almanach perpetuum celestium motuum fue sólo una parte de la obra astronómica de Abraham Zacut, conocida bajo el título hebreo de Hibbur ha-gadol (el gran tratado), para cuya composición este autor utilizó numerosas fuentes griegas, árabes, hebreas y cristianas. Las tablas astronómicas contenidas en el almanaque de Zacut tuvieron una gran influencia en el progreso de las técnicas astronómicas de navegación tanto en Portugal como en España, llegándose a afirmar que Cristobal Colón utilizó en su viaje de 1492 las mencionadas tablas o alguno de los regimientos escritos por José Vizinho, discípulo de Zacut en Lisboa. El ejemplar conservado en la Biblioteca del Real Observatorio de la Armada pertenece a la cuarta edición de la obra, publicada en Venecia en 1502, bajo el título Almanach perpetuus exactissime nuper emedatu omniu celi motuum .

ROABiblioteca13

 

PEURBACHIUS, GEORGIUS

“Tabulae eclypsium magistri Georgii Peurbachii”
Civium Viennensium : Ioannis Winterburger, 1514
Pag. var. : il. ; 4º (31 cm)

Georg von Peurbach (Peuerbach, 1423 – Viena, 1461) estudió inicialmente en Viena para después viajar a Italia, donde completaría su formación y establecería contactos con relevantes personajes de la época como Nicolás de Cusa. En 1453 volvió a Viena, en cuya universidad se dedicó a la enseñanza de la astronomía y de las matemáticas. Fue entonces cuando recibió el nombramiento de astrónomo real en la corte del rey de Hungría. Peurbach fue defensor del empleo de la numeración arábiga y del modelo cosmológico geocéntrico descrito en la obra de Ptolomeo.

Las tablas de eclipses de Peurbach que se conservan en la Biblioteca del Real Observatorio de la Armada fueron publicadas, como casi todas sus obras, después de la muerte de éste. Se trata de un ejemplar procedente de una edición realizada por la imprenta vienesa de Juan Winterburger en 1514, edición que incluía también las Tabula primi mobilis de su alumno Regiomontano.

ROABiblioteca15

 

PTOLOMEO,CLAUDIO

“In Ptolemaei magnam compositionem, quam Almagestum vocant, libri tredecim conscripti à Ioanne Regiomontano”
Norimbergae : Apud Ioannem Montanum & Ulricum Neuberum, 1550
115 h. : il. ; 4º (29 cm)

El término en latín medieval Almagesto, por el que se conoce a la obra astronómica de Ptolomeo, procede del árabe al-Magisti, título que recibió la primera versión de la obra que llegó a Occidente. En esta traducción, Regiomontano utiliza el término latino Magnam compositionem para denominar al trabajo de Ptolomeo. Se trata efectivamente de una compilación compuesta por trece libros que contienen, entre otras cosas, tablas de los movimientos del Sol, la Luna y los planetas, un catálogo de estrellas, la descripción del astrolabio, una teoría de los eclipses y el estudio de la distancia entre la Tierra, la Luna y el Sol.

Regiomontano terminó la traducción latina del original griego del Almagesto de Ptolomeo que había sido iniciada años antes por Peurbach, exponiendo el sistema ptolemaico en una obra titulada Epytome in Almagestum Ptolemaei (Venecia, 1494). Unos años más tarde saldría a la luz la primera edición completa en latín, realizada en Venecia en 1515. El ejemplar conservado en la Biblioteca del Real Observatorio de la Armada pertenece a una edición de la traducción terminada por Regiomontano realizada en Nuremberg en 1550.

 ROABiblioteca17

 

PTOLOMEO, CLAUDIO

“Claudii Ptolemaei Alexandrini Geographicae enarrationis libri octo; Ex Bilibaldi Pircke traslatione”
Prostant Lugduni : Apud Hugonem à Porta, 1541
150 p., 50 map., 47 h. ; fol. (39 cm)

Además de por el Almagesto, Claudio Ptolomeo (ca. 100 – ca. 170) ha pasado a la historia de la ciencia por su obra geográfica, titulada en griego Geographice hyphegesis, y traducida al latín como Geographicae enarrationis . Se trata de un gran tratado de geografía compuesto por ocho libros en los que el autor proporciona los elementos necesarios para la elaboración de mapas terrestres y una detallada información sobre lo que en su época se conocía sobre Europa, África y Asia (incluida una extensa colección de coordenadas geográficas de los principales lugares del mundo conocido). La traducción latina de esta obra fue llevada a cabo en el siglo XV, ejerciendo una gran influencia en la Europa del Renacimiento hasta el inicio de la época de los grandes descubrimientos geográficos. El ejemplar conservado en la Biblioteca del Real Observatorio de la Armada fue impreso en Lyon y contiene unas magníficas ilustraciones.

 ROABiblioteca18

 

APIANUS, PETRUS 

“Libro de la Cosmographía de Pedro Apiano, el qual trata de la descripción del Mundo, y sus partes, por muy claro y lindo artificio, augmentado por el doctíssimo Gemma Frisio… con otros dos libros del dicho Gemma, de la materia misma”
En Enveres : En casa de Gregorio Bontio, 1548
2 h., 68 fol., 2 h. : il. ; 8º (22 cm)

La influencia de Apiano en España fue notable, pues fue protegido por Carlos V y algunas de sus obras, escritas en latín, fueron traducidas al castellano, como este Libro de la cosmographia (1548). El ejemplar del Libro de la cosmografía que se conserva en la Biblioteca del Real Instituto y Observatorio de la Armada pertenece a la edición de la primera traducción al castellano del Cosmographicus liber publicado por Apiano en 1524. El texto de la obra va acompañado de numerosas figuras, algunas de ellas móviles, que forman lo que algunos autores han llamado instrumentos de papel. Contiene un opúsculo de Gemma Frisius sobre la manera de levantar el mapa de un territorio mediante la observación de ángulos y la medida de distancias, usando para ello un instrumento llamado anillo astronómico.

   ROABiblioteca20

  ROABiblioteca19

 

APIANUS, PETRUS 

“Cosmographicus liber Petri Apiani mathematici, iam denuo integritati restitutus per Gemmam Phrysium”
Vaeneunt Antuerpie : sub scuto Basiliensi per Gregorium Bontium, 1534
66 fol. : il. ; 8º (20 cm)

Apiano consiguió el reconocimiento de sus coetáneos tras la publicación de su Cosmografía, impresa por primera vez en 1524. Desde entonces, y hasta 1609, esta obra sería objeto de cuarenta y siete ediciones en distintas lenguas (latín, holandés, francés y español), convirtiéndose en uno de los libros más publicados durante el primer siglo de la imprenta. Se trata de una obra, basada en la concepción astronómica de Ptolomeo, que contiene nociones de astronomía, geografía, topografía, navegación, meteorología, proyecciones cartográficas e instrumentos matemáticos.

En 1533 fue publicada una edición de esta obra completada por Gemma Frisius, que le añadió alguno de sus trabajos sobre la construcción y uso de algunos instrumentos astronómicos por él diseñados. El impresor del ejemplar conservado en la Biblioteca del Real Observatorio de la Armada, Gregorio de Bonte, realizó en su imprenta de Amberes numerosas ediciones de la Cosmografía (las de 1533, 1534, 1545, 1550 y 1553 en latín, las de 1537, 1545 y 1553 en holandés, la de 1544 en francés y la de 1548 en español).

ROABiblioteca21

ROABiblioteca22

APIANUS, PETRUS

“Astronomicum caesareum”

Ingolstadii : P. Apiani, 1540
59 h. : il. ; fol. (49 cm)

Pedro Apiano tenía una concepción astronómica medieval, basada en la aceptación de la existencia de un universo geocéntrico. Ello explica el hecho de que, a pesar de ser coetáneo a la obra de Copérnico, el Astronomicum caesareum sea una exposición ilustrada de la astronomía de Ptolomeo. No obstante, contiene algunas ideas que pueden ser consideradas como novedades científicas. Entre ellas podríamos destacar la propuesta de usar los eclipses de Sol para determinar la longitud, la descripción de cinco cometas (entre ellos el que más tarde sería conocido como Halley) y la observación de que la cola de los cometas siempre se aleja de la posición ocupada por el Sol.

Este libro es considerado por muchos especialistas como el trabajo impreso más espectacular del siglo XVI, destacando especialmente por sus esferas móviles y por la belleza de sus grabados a color. Se imprimió en la imprenta del propio autor, donde se realizaron dos tiradas, una de lujo, caracterizada por la ornamentación en oro y plata, y otra más sencilla con una iluminación menos rica. El ejemplar que se conserva en la Biblioteca del Real Instituto y Observatorio de la Armada pertenece a la edición de lujo, dedicada por Apiano a su mecenas y protector, el emperador Carlos V. Sus ilustraciones, grabados iluminados con gran profusión de colores y dorados, intentan representar, mediante la composición de numerosas figuras móviles, la posición relativa de los astros en la esfera celeste. Destacan, además, las miniaturas que representan a las letras mayúsculas con las que comienzan los distintos capítulos del libro, verdaderas obras de arte del grabado con motivos astronómicos, y los últimos capítulos dedicados a la observación de fenómenos astronómicos y a la construcción de sencillos instrumentos de observación. Se trata de una verdadera obra maestra de la imprenta europea del siglo XVI.

  ROABiblioteca23

  ROABiblioteca25 ROABiblioteca28

ROABiblioteca27

ROABiblioteca24

ROABiblioteca26

 

ALFONSO X, rey de Castilla

“Divi Alphonsi romanorum et hispaniarum regis, astronomi-cae tabulae in propriam integritatem restitutae… Qua in re Paschasius Hamellius Mathematicus insignis idemque Regius professor, sedulam operam suma praestitit”

Parisiis : Ex Officina Christiani Wecheli, 1545
3 h., 247 p. : il. ; 4º (26 cm)

Alfonso X el Sabio (Toledo, 1221 – Sevilla, 1284), sucedió a Fernando III en 1252 como rey de Castilla y León. Su reinado destacó en el orden cultural. Reunió en su corte a sabios y eruditos de las tres religiones peninsulares (cristianos, musulmanes y judíos), creando escuelas de investigadores y traductores en Murcia, en Sevilla y, especialmente, Toledo; su labor ayudó a transmitir al Occidente cristiano importantes elementos de la cultura oriental y de sus raíces clásicas (traducción al castellano de la Biblia, el Corán, el Talmud, la Cábala…). El propio rey dejó una abundante obra escrita, tanto literaria (Cantigas de Santa María) como histórica (Crónica general, Grande e General Estoria) y científica (Libros del saber de astronomía, Lapidario…).

Las tablas de Alfonso X el Sabio, más conocidas en su momento como tablas alfonsinas, fueron elaboradas con la intención de sustituir a las llamadas tablas toledanas, que habían sido calculadas en el siglo XI por Azarquiel (1029-1087). Fueron muy utilizadas por los navegantes europeos de los siglos XV y XVI, como prueban las numerosas ediciones de que fueron objeto (1483, 1487, 1488, 1492, 1517, 1524, 1545, 1553).

La Biblioteca del Real Observatorio de la Armada cuenta con dos ejemplares, pertenecientes a las ediciones de 1545 y 1553. Ambas fueron llevadas a cabo en París por Paschasius Hamellius, que suprimió muchas de las adiciones que habían ido acumulando en ediciones anteriores, conservando únicamente la dedicatoria de Guarico al príncipe Pompeyo Colona e incluyendo, como complemento, algunas tablas de otros astrónomos. El ejemplar de la edición de 1545 tiene una tachadura manuscrita en la portada, sobre la primera palabra del título (Divi).

ROABiblioteca29

COPERNICUS

“Nicolai Copernici Torinensis De revolutionibus orbium coelestium libri VI”

Norimbergae : Apud Ioh. Petreium, 1543
6 h., 196 h. : il. ; 4º (29 cm)

Nicolás Copérnico (Torun, 1473 – Frauenburg, 1543) ingresó en 1491 en la Universidad de Cracovia, siguiendo las indicaciones de su tío y tutor Lucas Watzendrole (obispo de Warmia). Después viajaría a Italia, donde permanecería hasta 1503, estudiando en Bolonia, Padua y Ferrara. Allí, además de aprender la lengua griega, completó su formación matemática y astronómica. A su vuelta escribió un opúsculo, que no llegaría a ser impreso, en el que esbozó una primera versión del sistema heliocéntrico ( De hypothesibus motuum coelestium a se constitutis comentariolus ). Durante dos décadas se encargó de atender a la administración de bienes y servicios de la diócesis de Warmia. No obstante, tendría tiempo de completar las observaciones astronómicas que había iniciado en Italia y de preparar minuciosamente la gran obra que aquí comentamos.

Aunque los especialistas consideran que la obra ya estaba terminada hacia 1530, tendrían que pasar más de diez años hasta que en 1541 autorizase la impresión de su manuscrito. El libro salió a la luz en 1543, después de cuarenta años de gestación. La primera parte (libro primero) es la que contiene la exposición cosmológica del sistema copernicano, mientras que el resto de la obra contiene la parte teórica. Su publicación supondría un hito para la historia de la ciencia, en la que se considera al De revolutionibus orbium coelestium como el punto de partida de la llamada revolución científica, un largo proceso que culminaría en el siglo XVII con las aportaciones de Isaac Newton.

ROABiblioteca30

 

GALILEI, GALILEO

“DIALOGO DI GALILEO GALILEI LINCEO MATEMATICO SOPRAORDINARIO DELLO STUDIO DI PISA. E Filosofo, e Matematico primario del SERENISSIMO GR. DVCA DI TOSCANA. Doue ne i congreffi di quattro giornate fi difcorre fopra i due MASSIMI SISTEMI DEL MONDO TOLEMAICO, E COPERNICANO; Proponendo indeterminatamente le ragioni Filosofiche, e Naturali tanto per l’una, quanto per l’altra parte”
In Firenza (s.i.) 1710
Sign 01967-1

Galileo fue un astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico italiano, relacionado estrechamente con la revolución científica. Eminente hombre del Renacimiento, mostró interés por casi todas las ciencias y artes (música, literatura, pintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante al copernicanismo
Este libro de Galileo Galilei en el que debate sobre el movimiento del universo en torno al sol. El libro fue publicado en Florencia el 22 de febrero de 1632 en italiano. Este libro generó una fuerte polémica al cuestionar el paradigma existente sobre el movimiento de la Tierra y devino en una acusación formal por “sospechas graves de herejía” ante la Inquisición y posterior condena del autor. El libro fue a continuación incluido en el Index de publicaciones prohibidas, del cual no fue eliminado hasta 1822.

ROABiblioteca31

KEPLERI, JOANNIS

“Astronomi Opera omnia”
Kepler, Johannes, 1571-1630; Frisch, Christian, 1807-1881
Publicado en 1858   Francofurti a. M. et Erlangae

Kepler (Würtemburg, actual Alemania, 1571-Ratisbona, id., 1630) se dedicó a la astronomía, matemáticas  y física . Es conocido fundamentalmente por sus leyes sobre el movimiento de los planetas en su órbita alrededor del Sol. Fue colaborador de Tycho Brahe, a quien sustituyó como matemático imperial de Rodolfo II.

 

ROABiblioteca32

ROABiblioteca33

NEWTON, ISAAC

Philosophiae naturalis principia mathematica
Londini 1726
Sign 02264

Nació en Inglaterra el 4 de enero de 1643. Entonces, el calendario usado era el juliano y correspondía al 25 de diciembre de 1642, día de la Navidad.

Philosophiæ naturalis principia mathematica (Latín: Principios matemáticos de la filosofía natural), también conocido simplemente como Principia, publicado por Isaac Newton el 5 de julio de 1687  recoge sus descubrimientos en mecánica y cálculo matemático. Su publicación se había demorado mucho dado el temor de Newton a que otros intentaran apropiarse de sus descubrimientos. Sin embargo Edmond Halley presionó a Newton hasta que publicara, Newton se lo agradece en las primeras páginas del libro. Los tres libros de esta obra contienen los fundamentos de la física y la astronomía escritos en el lenguaje de la geometría pura. El Libro I contiene el método de las “primeras y últimas razones” y, bajo la forma de notas o escolios, se encuentra como anexo del Libro III la teoría de las fluxiones. En el campo de la mecánica recopiló en su obra los hallazgos de Galileo y enunció sus tres famosas leyes del movimiento. De ellas pudo deducir la fuerza gravitatoria entre la Tierra y la Luna y demostrar que ésta es directamente proporcional al producto de las masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, multiplicando este cociente por una constante llamada constante de gravitación universal. Tuvo además la gran intuición de generalizar esta ley a todos los cuerpos del universo, con lo que esta ecuación se convirtió en la ley de gravitación universal. Existió una polémica concerniente a quién había sido el inventor del cálculo, título que se disputaron Newton y Leibniz. Lo cierto es que si bien Leibniz publicó antes sus ideas, Newton había elaborado toda su teoría mucho antes, pero se demoró en publicarla.

ROABiblioteca34

 

 Todas las fotos son del 23 de marzo del 2015

Fuentes:
http://www.armada.mde.es/ArmadaPortal/page/Portal/ArmadaEspannola/ciencia_observatorio/prefLang_es/08_Biblioteca

http://www.armada.mde.es/ArmadaPortal/page/Portal/ArmadaEspannola/ciencia_observatorio/prefLang_es/12_Exposiciones_Virtuales–01_catalogo_biblioteca–01_ALBUMASAR_es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

European Space Agency

2012, Año Internacional de la Energía Sostenible para todos

Descargas gratis

Eficiencia y Sostenibilidad

Década por una educación para la sostenibilidad

Eclipses

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: